Linkedin llega a los 200 millones de usuarios

Linkedin alcanza los 200 millones de usuarios

Linkedin alcanza los 200 millones de usuarios

Linkedin, la gran red social de los profesionales del mundo, alcanzó esta semana los 200 millones de usuarios, según anunció esta semana en su blog corporativo. Cada dos segundos, una persona se da de alta en esta plataforma global de profesionales, directivos y empresarios. Su presencia en el mundo económico y del poder financiero se deja ver en las grandes cifras de usuarios por países. Está más implantada en el mundo anglosajón y los países que empiezan a descollar como economías emergentes. Fundada y lanzada en Estados Unidos en 2013, sigue siendo este país el que le aporta un mayor número de internautas con 74 millones, pero le siguen las nuevas potencias India y Brasil con 18 y 11 millones de personas inscritas. El propio Brasil junto a China encabeza el crecimiento más rápido en inscripciones desde móviles. Otro dato que llama la atención en la progresión de esta red social es que los países donde crece de forma más rápida son Indonesia, Turkia y Colombia, todos ellos economías en constante expansión.

La fotografía de los sectores que aportan más presencia a Linkedin nos presenta un panorama liderado por universidades y empresas de servicios financieros, tecnológicos, informáticos y telecomunicaciones. En España, donde hace tiempo rebasó el millón de componentes, se aprecia un crecimiento importante desde los sectores citados a empresas de todo tipo con un gran peso del sector servicios.

Cuando me di de alta en esta plataforma global en octubre de 2009, predominaban los profesionales relacionados con las nuevas tecnologías y el marketing residentes en las grandes áreas de Madrid y Barcelona. Era difícil encontrar a gente de mi ciudad, Málaga, salvo profesionales exploradores de estos mundos en la red y contadas empresas, sobre todo asentadas en el Parque Tecnologico de Andalucía (PTA). Hoy se ha extendido la importancia de estar en Linkedin para directivos, profesionales y empresas porque se ha convertido en un enorme escaparate profesional donde la gente puede exponer su formación, experiencia y habilidades, además de encontrar oportunidades de empleo o negocio. La expansión ha alcanzado a Andalucía y a Málaga.

A mi juicio, el enfoque ‘gated-access’, consistente en una autorización previa del usuario o de un contacto de este para ser incluido en la red de alguien ha contribuido a generar confianza entre los usuarios. En Linkedin sabes que la gente está por razones profesionales, no de ocio o pura curiosidad de saber sobre la vida de los demás y eso hace que se convierta en un buen sitio para encontrar oportunidades.

Si quieres sacarle el máximo partido a esta plataforma tienes que dedicarle tiempo y trabajar para ver los frutos. Por contra, si te limitas a publicar tu perfil como si fuera un tablón de anuncios donde colgar tu curriculum, no evolucionaras en la construcción de tu red de contactos que es de lo que se trata.  En este post expliqué los 10 pasos para construir una red real de contactos.

Si gestionas los perfiles de una empresa o tienes tu propia compañía, deberás incluir tu presencia en Linkedin en tu plan de marketing online, que a su vez tiene que estar íntimamente conectado a los objetivos estratégicos generales. No hay que estar en las redes sociales por estar y será necesario antes saber que usos le vas a dar en función de lo que te puede aportar cada una de ellas. Te doy 10 razones para que tu empresa esté en las redes sociales.

Por contra un aspecto negativo que he detectado, probablemente auspiciado por el crecimiento de la red y de mi red de contactos que ahora es mucho mayor, es la entrada de personas y empresas que se dedican a bombardear con su ‘spamm’. Como Linkedin no es un para vender productos directamente, no me interesa la publicidad directa de cursos de formación o los descuentos en tratamientos dentales que algunos se empeñan en enviarme utilizando el correo interno para envios masivos. Usan la red social para el e-mail marketing en vez de emplearla para relacionarse, debatir o aprender de gente que sabe mucho de lo suyo.

10 consejos para crear una red de contactos reales en Linkedin

La red social de los profesionales

Linkedin es la red social profesional por antonomasia. Su capacidad de crear sinergias entre profesionales, directivos y empresas le ha catapultado este año hasta los 175 millones de usuarios, muy por encima de Xing o Viadeo. En España, somos tres millones los usuarios de esa gran plataforma.

Comencé a usar esta red allá por el verano de 2009, como ejercicio práctico del Máster en Comunicación Corporativa y Digital en la web 2.0 de la Universidad de Alcalá y es la red social más útil para mi desarrollo profesional porque potencia y hace crecer la red natural de contactos que ya tenía, me permite acceder a contactos de segundo y tercer grado de forma rápida y unir en una sola plataforma acciones dispersas en el mundo físico como recomendar o recibir una recomendación profesional, invitaciones a eventos y propuestas de trabajos o negocios. Además, Linkedin es una herramienta clave en la búsqueda activa de empleo como he podido comprobar en estos años y un espacio para construir nuestra marca personal de forma transparente y eficaz.

Las diez funciones básicas de la versión gratuita de Linkedin para un profesional, empresario o persona en búsqueda activa de empleo son las siguientes:

1.- Escaparate profesional. Para empezar en Linkedin, crea un perfil profesional completo que integre tu formación y experiencia profesional. Complétalo lo mejor posible. No se trata de una sucesión de cursos y trabajos en los que has desarrollado tu función como si fuera un currículum tradicional. Es un escaparate en el que expones quien eres profesionalmente: qué preparación tienes, cuales son tus experiencias e intereses y quien te recomienda. Es muy importante completar el extracto inicial a modo de presentación en el que debes reflejar tus inquietudes y valores y plasmar que momento estas viviendo en tu trayectoria profesional.

2.- Hacer contactos. Es el sitio idóneo para hacer contactos profesionales, el famoso networking. Puedes iniciarlos por antiguos compañeros de estudios y trabajo, conocidos del sector y así ir ganando contactos de otros contactos. Las posibilidades son inmensas, pero yo recomendaría primar la calidad y no la cantidad. Crear una red de profesionales con los que te relaciones e impulses tu desarrollo profesional o la búsqueda de trabajo no es coleccionar amiguitos como en Facebook.

3.- Recomendaciones. Las recomendaciones de toda la vida. Las de ese compañero con la que trabajaste a gusto en equipo o aquel jefe que reconoció y valoró tu trabajo están ahora en Linkedin. Las recomendaciones son muy valiosas para presentar un perfil profesional atractivo y que transmita una huella positiva de tu paso por las empresas en las que has estado.

4.- Participar en debates. Los grupos de debate, hay cientos, son un escenario muy interesante para mostrar tus conocimientos, intercambiar experiencias y aprender de otras personas de tu sector o actividad profesional. Son muy recomendables, pero, al igual que en los contactos, mi mejor consejo es priorizar la calidad. De nada sirve apuntarse a 20 grupos de debate si luego ni siquiera tienes tiempo de participar en ellos.

5.- Buscar empleo. Linkedin no es un portal de empleo donde inscribes tu candidatura a un proceso de selección abierto, pero aporta mucho valor a la búsqueda activa. La participación en grupos de debate te permite acceder a ofertas selectivas relacionadas con tu ámbito profesional. Además, el acceso a directores de recursos humanos -uno de los perfiles con más presencia- hace posible agilizar lo que los orientadores laborales llaman autocandidatura. Es decir, elaboras una carta de presentación y la envías con tu currículum a un directivo de una compañía ofreciéndole tus servicios y argumentando qué aportarías a su compañía. La red también cuenta con un buscador de puestos ofertados que se puede filtrar por perfiles y sectores.

6.- Propuestas de trabajo. Linkedin es un sitio ideal para presentar una propuesta de servicio a un posible cliente, especialmente para los que trabajamos de forma independiente. Otra opción es trabajar a distancia con clientes o en equipos de trabajo que están  en diferentes poblaciones enviando y recibiendo ideas, documentos e informes.

7.- Consultoría. Durante los tres años en los que vengo trabajando en esta red, he comprobado como la labor de consultoría o asesoría es otra de las funciones más interesantes. Diferentes empresas o plataformas webs han requerido mi opinión sobre nuevos proyectos en marcha o emprendimientos recién iniciados. Entre profesionales independientes también es frecuente la consulta de dudas, apoyo en estrategias o saber qué tarifas profesionales son las adecuadas para un trabajo.

8.- Entrevistas. Como periodista y blogger, he usado el buzón de Linkedin para enviar los cuestionarios de preguntas de las entrevistas por este canal. Resulta más selectivo que el correo, donde se pueden acumular numerosos mails del trabajo diario, alertas de empleo, comentarios en redes sociales y prmociones de productos.

9.- Publicar. El perfil en Linkedin se puede vincular a tu blog profesional o de empresa y tu cuenta en Twitter, haciendo posible que cualquier persona que acceda a él vea tus posts y mensajes actualizados y tenga una idea acertada de a que dedicas tu día a día.

10. Invitaciones a eventos. Las invitaciones a conferencias, seminarios, cursos, talleres y otros eventos son otro de los usos habituales en esta red, pero no hay que olvidar guardar unas normas de cortesía y educación cuando convoques a tu evento. Yo no lo utilizaría a modo de e-mailing masivo. Linkedin debe usarse para contactos personales detallados y evitar el envío indiscriminado que nos lleva a dar la impresión de que nos dedicamos al ‘spam’.

Por último, no olvides que la gran prueba del algodón de que obtienes resultados positivos en la construcción de tu red profesional será que pasas del 2.0 al 1.0. Es decir, creas una red de contactos y concretas actividades reales no una colección de nombres de personas almacenados en un portátil o un smartphone.