Contenidos e interacción, claves para las pymes en la red

El 2011 ha sido el año en el que las empresas españolas por pequeñas que sean han empezado a tener presencia en las redes sociales apuntando a una tendencia creciente que poco a poco se va generalizando, lo que no quiere decir que haya calado todavía la importancia del contenido y la interacción con los usuarios para sacarle partido realmente a ese aterrizaje en el mundo on-line.

Prueba de ello es que aunque se extiende la idea de que ‘si no estás en internet no existes’, como me decía el propietario de un negocio de turismo rural, la actividad de las personas es mucho mayor que la de las empresas y las cifras muestran un importante desfase. En un post  anterior, ya comenté que 23,5 millones de personas de entre 16 y 74 años se conectaron a la red en España en los tres meses anteriores a octubre y nada menos que el 75% de ellos ‘hacen vida’ en las redes sociales.

Por el contrario, la penetración de la presencia digital en el mundo de la empresa está en el 67% de estas y el porcentaje de las que se dedican al comercio on-line solo alcanza al 12%. Un océano de consumidores, un mar de prescriptores que recomiendan productos y servicios y unas islas de comerciantes que ponen sus artículos en el escaparate.

Sin embargo, las ventas del comercio on-line no paran de crecer -si también en España, aunque en la red proliferen infografías sobre EE.UU- sobre todo en sectores como el transporte (aéreo y por carretera), agencias de viajes, marketing directo y úiltimamente la venta de ropa y calzado. Solo en el segundo trimestre de este año, las ventas se situaron en los 2.322 millones de euros, un 26,5% más que en el mismo trimestre de 2010 y la tendencia es al alza.

La inmensa mayoría de las empresas españolas son pymes y los principales problemas que estas tienen para mantener una presencia activa en los socialmedia son estar solo por moda, no saber aprovechar los canales que se les ofrece y carecer de presupuesto para dedicarse de forma constante a ello.

Os comento cinco ideas para empezar a tener las cosas claras en cuanto al marketing on-line o marketing de contenidos que es la forma de publicitarse que ahora tienen las empresas en la red.

1.- NO ESTAR POR MODA. No hay que estar en internet porque está de moda. Hay que saber estar y sacarle partido y habrá empresas que no necesiten esa identidad digital. La multinacional Zara tardó muchos años en abrir su tienda on-line. Si decides estar no hace falta un gran presupuesto como los de Starbucks España o Cash Converters España. Hay alternativas y recursos.

2.- ESTRATEGIA. Diseña una esrategia para tu negocio en internet. Hay que monitorizar que se dice de tu empresa, quien lo dice, en que canales y definir tu reputación on-line. Los resultados y la necesidad de promocionar tus productos o servicios te darán la llave de cuales son los canales necesarios. El asesoramiento profesional es clave en esta fase.

3.- CANALES. Es el momento de decidir en que sitios abrir cuentas o perfiles para iniciar el plan de marketing on-line. A un restaurante le puede interesar estar en Foursquare, mientras que a un alojamiento de turismo rural le vendrá bien estar en Flickr y a una empresa de transportes en Twitter.

4.- CONTENIDO. El contenido es el rey. Si no hay actualización constante de los contenidos, podemos tener una web con un diseño precioso pero a la larga se puede convertir en un escaparate o un mero tablón de anuncios. Un artículo en un blog propio  bien optimizado para que lo indexen los buscadores y moviéndose por las redes sociales vivirá años. Las consecuencias son un tráfico de visitantes de más calidad y un caldo de cultivo para que trabajemos la fidelidad de muchos de ellos. Hablamos de calidad. De personas interesadas en el producto, no del que ‘pincha’ en un banner y sale rápido de él. En ese sentido, invertir en crear buenos contenidos es más rentable a medio y largo plazo que el gasto constante de anuncios de pago.

5.- INTERACCIÓN. A todos nos gusta que nos escuchen, atiendan y respeten. El buen contenido más la optimización en buscadores nos trae a los internautas. A partir de ahí hay que escuchar y conversar. ¿Qué quieren?. ¿Qué les interesa?. No olvides que internet es un mundo de recomendaciones, promociones y descuentos. La peluquería de Boris Soler, en Málaga, lleva cinco años trabajando en las redes sociales, tiene más de 1.500 amigos en Facebook y el 35% de su facturación le llega gracias a esa clientela digital.